¿Traducción técnica o localización? (sobre la naturaleza de las especialidades)

Publicado el 28 nov 2008 en especialidades | 3 comentarios

A lo largo del último año he estado traduciendo principalmente manuales sobre diferentes aplicaciones, tecnologías de software y programación. Esto, en principio, podría incluirse dentro de lo que tradicionalmente se ha denominado traducción técnica.

Sin embargo hay una parte de mi trabajo que me hace dudar de que se trate de traducción técnica. En estos manuales aparece un gran número de ejemplos de código que, en algunos casos, sólo hay que traducir, mientras que en otro hay que adaptar su contenido. Por ejemplo:

SELECT Db1
//This selects all the entries in the database Db1

En este caso sólo habría que traducir el comentario del programador (precedido por dos barras [//]). Sin embargo, si el ejemplo fuera este otro:

SELECT Customers.Customer
//This selects all the customers in the database Customers

Aquí tendríamos un ejemplo algo más complejo. Si en el texto que sigue a este ejemplo se habla sobre la base de datos Customers y sobre la tabla Customer quizá tengamos que traducir, no sólo el comentario, sino los nombres de las bases de datos y de las tablas en los ejemplos de código (por ejemplo, por Clientes y Cliente), ya que puede que si dejamos las denominaciones en inglés el lector no entienda los ejemplos y las explicaciones sobre estos. O quizá no haya que hacerlo, ya que puede que el código no funcione si modificamos esos valores. Independientemente de cual sea la decisión final (que en la mayoría de casos va a tomar el gestor de proyecto), lo que nos interesa de este ejemplo es lo siguiente: ¿hablamos de localización?

Según la Guía de introducción al sector de la localización (2003:3) de LISA:

La localización es el proceso de adaptación y fabricación de un producto para que presente el aspecto y el funcionamiento de un artículo fabricado en un país en concreto.

El ejemplo que hemos citado anteriormente entraría dentro de esos procesos de adaptación del producto a un país concreto (aunque sea de una forma muy sencilla). Por tanto, lo que era una mera traducción técnica ya ha pasado a ser una traducción técnica más una localización.

Si no estaba lo suficientemente confuso, hace unos días pude oír este comentario en una clase de traducción especializada, que hizo que estuviera aun más confuso:

“La traducción técnica, como tal, no existe”

Y tal idea se basaba en buenos argumentos:

  • La traducción técnica posee un lenguaje que pertenece a un campo experto. Según esto, la traducción científica, médica, económica, jurídica (e incluso literaria) son traducciones técnicas.
  • La traducción técnica tiene terminología específica (al igual que el 90% de los textos que traducimos y que pertenecen a otros campos).
  • Los textos técnicos suelen ser utilizados por expertos (o no, porque el manual de la Playstation es técnico, y no creo que un crío de 15 años sea experto… en nada)
  • El lenguaje de la traducción técnica se enmarca en sectores industriales con un alto grado de especialización. Sin embargo, hay términos de este contexto que se utilizan a diario, como ABS, GPS, etc. Del mismo modo, hay muy pocos sectores industriales que puedan relacionarse entre sí utilizando un campo temático exclusivo. En la mayoría de los casos hay que recurrir a documentos o vocabulario perteneciente a disciplinas muy variadas.
  • Los textos técnicos utilizan palabras que no conoce la gente en general. ¿Acaso nuestro médico no lo hace cuando nos habla de “dilatación anormal por absorción de heces en el ángulo esplénico”? Del mismo modo ¿cuanta mecánica sabe el médico cuando éste va al taller y el mecánico le dice que hay que “cambiar el distribuidor, el carter y las bielas del cigüeñal?”

En este punto lo único que tenía claro es qué no me era posible definir mi trabajo. Quizá os parezca que definir qué trabajo hacemos es algo obsesivo. Sin embargo, pensad en una situación en la que tengáis que definir vuestra actividad profesional como traductor (una entrevista de trabajo, un cv, una tarjeta de visita). En estas situaciones ¿cómo podría definir mi campo de especialización principal? “Oliver Carreira: ¿traductor técnico? ¿localizador? ¿tecnizador? (me gusta… tecnizador; suena muy años 80 ¿no creéis?)

La única conclusión que puedo sacar de toda esta paranoia personal es que nuestro trabajo es cada vez más complejo e interdisciplinar. Como consecuencia de esto, puede que, a medida que crezcamos profesionalmente, vamos a centrarnos en una especialidad, aunque en la mayoría de casos no habrá sólo una, sino una principal y otra (o varias) secundaria que estarán muy cerca de la primera. Y que, exceptuando algunos casos muy concretos como la traducción jurada, puede que no podamos hablar de traducciones técnicas, localizadas, médicas, etc; sino de una traducción que tiene un 60% de técnica, un 20% de localización, un 15% de económica y quizá un 5% de publicitaria.

Y vosotros ¿qué opináis? ¿existen especialidades puras? ¿existen traductores especializados en una materia? ¿o en más de una? Y sobre mi degradación mental ¿soy traductor, pollo o gallina?

p.s: gracias a Wee por su ayuda mientras redactaba este artículo.

3 comentarios

  1. Estefanía / noviembre 29th, 2008 19:55

    Estoy totalmente de acuerdo contigo y con Wee: no existen especialidades puras. Resulta irrefutable el hecho de que en la inmensa mayoría de los textos hay más de una especialidad. No obstante, como bien indicas, normalmente hay una que predomina; de ahí que se tome como referencia esa predominación para establecer una clasificación determinada.

    En lo concerniente a susodicha clasificación, mi conclusión es que solo obedece a aspectos funcionales, cuyo único fin reside en que nos entendamos mejor; pues tenemos una clara tendencia a encasillarlo y etiquetarlo todo. Parece que, de lo contrario, no nos quedamos tranquilos :)

    Por último, con respecto a tu degradación mental, yo diría que tú eres más un pollo que otra cosa… jajaja (es bromita… por cierto, ¿qué va antes: el huevo o la gallina? ;P). Bueno, en realidad podemos decir que eres un traductor… no sabemos de qué exactamente, pero la cuestión es que lo eres xD

  2. Olli / noviembre 30th, 2008 0:33

    Personalmente, preferiría ser patito ^^

  3. Estefanía / noviembre 30th, 2008 17:43

    Bueeeeeno… serás un patito entonces ;) Pero esa opción no la pusiste, que conste :P